Te miro mirar

viernes, 12 de abril de 2013

NO TANTO


Hubieron dos películas: una buena, la otra no tanto.
Hubo una discusión en el colectivo entre personas. Que al final fueron dos discusiones. Que al final no parecía una discusión, ni parecían personas las que intercedían en ella.
Hubo una pregunta que me empecé a hacer.
Hubo cansancio (mucho), hubo desesperanza.
Hubo la certeza de una certeza. Después se quedó ella, sola.
Ser más loco que el loco, ser más violento que el violento, ser más reaccionario que el reaccionario.
Estar más avivado que el vivo, estar más sacado que el sacado.

Como cuando éramos chicos y esgrimíamos sin pudor esa malísima excusa "¡pero el/ella también lo hizo!".
¿No nos damos cuenta que eso nos lo estamos haciendo a nosotros mismos?

No hay comentarios: