Te miro mirar

miércoles, 20 de febrero de 2013

SABER LEER



Monseñor Antonio José Plaza

Fundador del Instituto Superior del Profesorado "JUAN N. TERRERO", el 4 de febrero de 1959.
Figura destacada por 30 años de la última parte de su vida como titular de la sede arquidiocesana platense (1955 - 1987) y antes por espacio de otros 27 años (1923 - 1950) en el Seminario Platense, primero formándose y luego como profesor, hasta que en 1950 lo eligió el Papa como Obispo de Azul, primero como auxiliar y coadjutor y luego como titular, hasta su elevación a Arzobispo Platense.

Reseñar, aún sintéticamente, la actuación del Arzobispo sería extensísimo. Redujo la Arquidiócesis Platense, pues abarcaba todo el este de la Provincia de Buenos Aires hasta el sur y todo el conurbano conocido como Gran Buenos Aires, siendo 43 partidos en total, resultando las diócesis de Lomas de Zamora, Morón, San Isidro y Mar del Plata en 1957; Avellaneda y San Martín, en 1961; San Justo en 1969; Zárate-Campana y Quilmes, en 1976; Chascomús, en 1980.

Mons. Antonio José Plaza intervino en la obtención de la libertad de enseñanza como Presidente de la Comisión Episcopal de Educación, tanto en campañas y reuniones, como con intervenciones directas ante gobernantes de la Nación y de la Provincia de Buenos Aires. Con todo ello logró, específicamente del Gobierno del Presidente Dr. Arturo Frondizi, la reglamentación del Art. 28 de las Universidades Privadas, en 1959; la aprobación de la enseñanza de la moral religiosa en el orden nacional, en 1960; el Decreto 11.179 sobre la enseñanza privada, en 1960; y en el orden provincial, el Decreto de reconocimiento de la enseñanza no oficial, en 1960. En otras oportunidades -principalmente entre 1972 y 1974- en que parecía peligrar todo lo obtenido, publicó varias Declaraciones de la Comisión Episcopal.
En el plano arquidiocesano, en el rubro de la educación, veló por el Consejo de Educación Católica, designando sucesivas Comisiones a través de los años, y bendiciendo su nueva sede en 1979. Creó la Junta Regional de Educación Católica, en 1963. Erigió la Universidad Católica de La Plata en 1963, inaugurándola en 1964 y obteniendo su reconocimiento en 1968 y la aprobación definitiva en 1971. En el nivel terciario erigió varios Institutos del Profesorado, además del "Terrero". Durante su gobierno alentó la fundación de más de cincuenta colegios secundarios, primarios y preprimarios.
Erigió 79 parroquias, 10 Vicarias y 2 Vicarias Foráneas. Instaló monasterios y casas religiosas y modernizó los Seminarios Platenses.


Monseñor Antonio José Plaza

Arzobispo de La Plata
Monseñor Plaza fue un activo colaborador de las fuerzas represivas durante la dictadura militar. Usó su posición de la Iglesia para entregar a decenas de personas a las Fuerzas de Seguridad que aún permanecen "desaparecidas", entre ellas a su propio sobrino, José María Plaza quien luego fue visto en la ESMA.

Monseñor Antonio Plaza fue designado capellán mayor de la Policía de la Provincia de Buenos Aires el 11 de noviembre de 1976, siendo jefe de la institución el entonces coronel Ramón Camps, uno de lo más sádicos represores. Como capellán, visitó centros clandestinos de detención, donde albergaban a los "desaparecidos", junto con el coronel Camps. Por ejemplo, el ex-desaparecido Eduardo Schaposnik, lo vio a Plaza con Camps en el centro clandestino ubicado en la división de infantería de la policía de la Provincia de Buenos Aires. Continuó como capellán, recibiendo el suelo más alto disponible en la policía y disponiendo de un chofer, hasta que fue destituido por el gobierno democrático en 1983.

Monseñor Plaza dio su apoyo a las leyes de impunidad en Argentina. Al referirse a la ley de autoamnistía, dictada por el último presidente de facto Reynaldo Bignone, y a la que calificó de "evangélica", dijo: "las leyes de amnistía en toda la tradición del mundo, nunca fueron cosa mala, es algo que aquieta los espíritus. Esto no debe tornarse para nosotros como los encuentros de Nuremberg, para ir a buscar y matar gente, cometiendo un montón de irregularidades y llevarse al pobre Eichmann..." (La Voz, Buenos Aires, 19 de agosto de 1983) Denunció al juicio contra la junta militar caracterizándolo así: "...es una revancha de la subversión y una porquería. Se trata de un Nüremberg al revés, en el cual los criminales están juzgando a los que vencieron al terrorismo..."

En 1984 fue denunciado por delitos de encubrimiento de torturas, privación ilegal de la libertad y violación de los deberes de funcionario publico.

El nombre del Monseñor Plaza apareció como uno de los 15 sacerdotes denunciados como represores en la lista de la CONADEP. Plaza no protestó su inclusión, ya que nunca negó su conexión con las fuerzas de la represión.

Falleció en 1987.

Dice la página del Diario El País.

Sábado, 21 de Mayo de 1977

Monseñor Antonio José Plaza

El arzobispo de La Plata y capellán general de la policía de Buenos Aires, ha publicado una pastoral en la que advierte a los jóvenes, que no se dejen atraer por los cantos de sirenas de algunos subversivos, que incluso obligan a sus adeptos a tomar una píldora para darse muerte en el momento que son descubiertos. «Y mientras ellos -los dirigentes de la subversión- ya están en plena fuga rumbo a Madrid, Barcelona, Roma, o donde les tenga el demonio.»

2 comentarios:

Gon za dijo...

Que funesto personaje Monseñor Plaza. Tenía un placard muy grande parece.

Pelu dijo...

¿Ah visto Gon Za que flor de hijo de puta?