Te miro mirar

miércoles, 21 de diciembre de 2011

AHORA QUE TE ESCUCHÉ, QUIERO QUE YA TENGAS MUSICA

TANGO

Soy un regalo del cielo nublado. 
Un moño
exiliado en la cadera.  
Llanto en movimiento 
que escudriña giros, averigua abrazos. 
El ruido apretado en las encías del viento. 
Un paradigma despierto 
agitando un corpiño calado. 
Si me ubicara sería a tu costado.  

Soy un regalo del cielo nublado.
Un bretel
anidado en la garganta. 
Atracción de vértigo
que agita ambos lados, reniega los pasos.
Lo que el sonido quiere de la palabra ruido.
Una rebelión discreta
camina sobre un puño cerrado.
Si pudiera dormirme lo haría sentado.

Soy un regalo del cielo nublado.
Un taco
encerrado en la espalda.
Rayado contratiempo
que determina nostalgias, enumera retazos.
Los bondis refregándose sobre la autopista.
Un fuego artificial que
detecta penumbra en lo dorado.
A creer en mí Dios no está acostumbrado.



No hay comentarios: