Te miro mirar

lunes, 28 de noviembre de 2011

DEMIRCININ KIZI

A veces pareciera que nike googlear es la cultura, que todo está ahí, que nos creímos demasiado la de conectadostodosjuntostodoeltiempo, que esa ansiedad genera una escasa predisposición a la sorpresa.

Ayer vi por segunda vez una muy buena película y reparé por primera vez en un detalle: un libro que el hijo le regala a su padre.

Cuando terminó la peli, pese a que ya los pajaritos cantaban, me entregué a la
googleada sin grandes resultados: amazon diciéndome que no lo tienen por ahora ni saben si lo tendrán y más gente preguntándose lo mismo que uno, como cuando en la parada del bondi te ponés a hablar con el resto de “¡hace cuanto que no viene!”, lo que solo favorece a que la sensación de incertidumbre se incremente.

Y, entonces, me puse contenta. Porque no está bueno encontrar siempre lo que uno busca, y menos si la búsqueda fue fácil (más fácil que escribir palabras en un buscador, no se me ocurre). Mi percepción ya lo atrapó y eso es lo más importante. Si lo leeré antes de morirme o no, on ne sait pas. En el peor de los casos, pasará a ser un objeto de misterio y, ya sabemos, nada mejor que el misterio para encontrar. 

Además encontré a estos pibes que tienen una canción que se llama igual que el libro y, no sé cómo, esta página de fotos, muy buena.

Sí, todo era una excusa para mostrar que aprendí a poner enlaces. Soy lo más analógico que me pasó en la vida.

6 comentarios:

J.P. Sastre dijo...

Años atrás, me acuerdo de noches similares pero en una concatenación de Blogs... arrancaba desde uno, seguía los enlaces que tenía y terminaba horas más tardes a 2.000 km de donde había empezado y con pajarillos cantando.

Felicitaciones por los links, un ejemplo de autosuperación.

Pelu Peluso dijo...

La cocaína es a Internet lo que una mosca a un rinoceronte (¿?)

Ya lo dijo mi amigo Mati "la autosatisfacción y la autosuperación son lo más" jaja.

Saludos!

ailén.- dijo...

yo no se poner ni enlaces ni etiquetas.

digo, por si te querés sentir mejor que alguien, jaja.

Pelu Peluso dijo...

Claaaaaaro, como me había olvidado!
La autocompasión también es lo más!
Te agradezco.

Diana Madrid dijo...

http://www.dialoginternational.com/dialog_international/2011/03/selim-%C3%B6zdogans-die-tochter-des-schmieds.html

Paré la increíble película de Akin justo donde enfocan el nombre del libro casi al final (cuando lo lee Ali) solo para poder buscar ese libro. Tal como tú, me entregue al buscador google para terminar en wikipedia en alemán. Rindió frutos pues me di cuenta que el nombre que sale en la pelicula es del libro Die Tochter des Schmieds pero tal como se había publicado en Turquía. Sé que es el libro correcto pues el nombre de la protagonista es Gul. ¡Que magnífico! Muy intertextual, casi cíclico,el libro que debería remitir a algo externo a la película rebota en la misma cinta.
Película 10/10 Viva The Edge of Heaven y Contra la Pared! Sigue así Akin; y sigue viendo buen cine Pelu Peluso. Saludos desde Honduras

Pelu dijo...

Amor absoluto a Akin.
Si bien el blog está en modo suspenso, el buen cine se sigue viendo por estos lados, y siempre resulta agradable recibir comentarios como los tuyos.

Saludos para vos también Diana!